Pacheco's Barber

Peluqueros Granadilla

Una historiA

Peluqueros Granadilla

Historia de los barberos

Historia de los barberos

Nuestra primera parada es hace 30 mil años atrás, en una pequeña comunidad de homo sapiens donde vemos que solo los sabios y los que tenían mayor valoración en la tribu era quien cortaba el cabello y el vello facial. Los mechones del pelo se utilizaban también como amuletos y objeto de embalsamamiento, ya que desde el principio de la humanidad, el cabello se consideraba la residencia del alma y objeto mágico de gran valor. Se usaban piedras afiladas a modo de cuchilla. Los egipcios modernizaron los métodos, y esculturas encontradas demuestran que el afeitado del cuerpo entero era un ritual regular entre los faraones y la alta sociedad.

Historia de los barberos

En la Antigua Grecia, el oficio de barbero se volvió muy popular. Cerca del siglo V AC, el estilo de los hombres era de cabellos enrulados y barbas, las cuales recortaban, enrulaban y peinaban. A esta tarea se dedicaban los barberos. El arte de cortar y arreglar las barbas llegó a ser una profesión en la Antigua Grecia. Es allí donde se formaron las primeras barberías, que llegaron a ser puntos de reunión, como clubes, para los hombres, donde se reunían y conversaban sobre temas filosóficos, políticos o comunales. Esas barberías eran para ellos tan importantes como punto de reunión como el Agora, la plaza pública. La tarea de estos barberos era, además de cortar y peinar los cabellos y barbas, masajearlos, cepillarlos y darles brillo con lociones, pomadas y cera de abejas. Como el pelo de los griegos era generalmente de colores oscuros, también lo teñían de rubio. El toque final era perfumarlos con esencias a base de flores y aceite de oliva. Las mujeres hacían sus cortes y sus peinados dentro de sus hogares, asistidas por sus criadas. En el siglo III AC, Alejandro Magno conquista casi todo el Asia y pierde varias batallas contra los persas a causa de las barbas de sus militares. Los persas los agarraban fácilmente por las barbas y los desmontaban de los caballos, ganando superioridad en las batallas. Alejandro Magno dio entonces la orden en todos sus dominios que los soldados debían tener su rostro completamente afeitado. Al poco tiempo, los civiles siguieron la moda y las barbas se dejaron de usar. A mayores afeitadas, más trabajo tuvieron entonces los barberos, quienes ahora debían atender a sus clientes cada dos o tres días.

Historia de los barberos

En el Imperio Romano, hasta esa época los hombres usaban barbas y cabellos largos. Pero la influencia de los griegos les trajo la moda de los barberos y las barberías. En el año 296 AC, Ticinius Mena, un senador romano, vuelve a Roma desde Sicilia e introduce la costumbre de las barberías. Según cuenta Plinio el Viejo, el primer romano importante que apareció afeitado fue el general y cónsul Escipión el Africano. Así aparece su imagen en una moneda del siglo III AC. A partir de esa fecha, ése será el estilo de los hombres en Roma, hasta casi la caída del Imperio, donde vuelven a usarse las barbas y los cabellos largos. Los barberos se llamaban tonsores, y también entre los romanos, la profesión de tonsurar era muy respetada. Los romanos cuidaban mucho su aspecto, y pronto las tonstrinae (barberías), al igual que en Grecia, se volverán un punto de reunión y de sociabilidad importante para los romanos. La operación del afeitado de las barbas era hecha sólo con agua y navajas de bronce afiladas con piedras, (“novaculae”) o por medio de depilación con cera de abejas y pinzas depiladoras. Además de cortarles el cabello, los masajeaban, les hacían manicura y pedicuría, y los perfumaban. Los romanos pasaban varias horas en las barberías para estos cuidados. E incluso en esa época los barberos comenzaron a hacer también extracciones dentales. Los patricios, gente de mejor posición social, tenían sus propios barberos dentro del conjunto de su servidumbre. Y las mujeres contaban siempre con barberos personales entre sus esclavos.

Historia de los barberos

Edad media. Todas las operaciones quirúrgicas habían pasado a manos de los clérigos, quienes eran las únicas personas ilustradas en la sociedad medieval. Los nobles, incluso, no sabían en su gran mayoría leer ni escribir. Los clérigos toman como asistentes de sus intervenciones médicas a los más capacitados para esa tarea, por entonces: los barberos, quienes estaban ya familiarizados con extracciones dentales y algunas otras curas menores. El Concilio de Letrán de 1123 prohibió la práctica de la medicina a monjes y sacerdotes. En el Concilio de Tours de 1163, el Papa Alejandro III prohíbe a los clérigos seguir realizando operaciones quirúrgicas. Y en 1215 el Papa Inocencio III lanza un anatema contra los clérigos que practiquen cirugía. Se declara que extraer sangre de seres humanos (la mayoría de las curaciones eran sangrías) sería, de allí en más, un pecado de sacrilegio para los ministros de Dios. Como consecuencia, los barberos pasan a tomar en sus manos íntegramente estas funciones. La profesión de barbero adquiere entonces una categoría no conocida anteriormente. Y también comienza, en el transcurso de los próximos 6 siglos, una lucha y una competencia entre barberos y médicos cirujanos. Hasta la mitad del siglo XV los barberos continuaron haciendo cirugías y todo tipo de curaciones, sin mayores problemas. En 1450, en Inglaterra, los barberos, por decisión del Parlamento, quedarían restringidos a sangrías, extracciones dentales y corte y cuidado del cabello. En los siglos XVI y XVII, los barberos ocuparían altas posiciones en las cortes reales.

Historia de los barberos

Hasta 1745, las corporaciones de cirujanos funcionaron junto con las compañías de barberos. A partir de ese año, por decisión del rey Jorge II de Gran Bretaña, las corporaciones serán separadas y los barberos deberán limitarse a sus funciones de corte y arreglo del cabello. El rey Luis XIV en Francia tomará la misma medida pocos años después. Esto producirá una declinación y una pérdida de prestigio en la profesión de barbero. A partir de la 2a. mitad de l siglo XVII, las barberías se vuelven lugares frecuentados por gente de bajo nivel social, y los barberos pierden respeto y categoría social.

Historia de los barberos

Sin embargo, inmediatamente un nuevo enfoque en los estilos de cabello de la gente, hará que en a partir de la 2a. mitad del siglo XVIII, los barberos vuelvan a tener importancia y relevancia en la sociedad. El creciente uso de las pelucas en los hombres, y en las mujeres, a partir de 1fines del siglo XVII, logrará que los barberos se transformen en peluqueros, es decir, fabricantes y diseñadores de pelucas. Quienes, además de diseñarlas y colocarlas, tendrían la tarea de mantenerlas en buen estado periódicamente. Las pelucas del siglo XVIII fueron famosas por sus diseños espectaculares y elegantes. De a poco, todo el mundo comenzó a usar pelucas: los hombres, pelucas generalmente empolvadas en un tono gris blancuzco, y las mujeres, a partir de 1770, pelucas de todos colores que se fueron haciendo cada vez más altas, hasta el final del siglo. El diseño de estas pelucas era una tarea complicada, y se transformó en toda una industria de primerísima necesidad. Se hacían de cabello humano, las más apreciadas, y las más baratas de fibra de algodón o pelo de animales. Cuando la peluca era terminada de diseñarse se perfumaba con flores cítricas y luego se espolvoreaba con almidón o talco coloreado. Las fábricas de pelucas se volvieron importantes y empleaban mucha gente. En Europa había factorías que tenían más de 600 empleados trabajando. El incendio de una de estas fábricas de pelucas fue famoso en 1729 pues destruyó casi completamente la ciudad de York, en Inglaterra. En la mitad del siglo 18, un famoso peluquero inglés, Richard Arkwright, descubrió una fórmula para hacer una tintura para pelucas que no se borraba con el agua. Luego, trabajando en pelucas, Arkwright desarrolló una máquina para hilado de algodón que fue una precursora de las modernas procesadoras.

Historia de los barberos

Los peluqueros tuvieron su período dorado durante el siglo XVIII, pero luego de la Revolución Francesa, como rechazo al Ancien Régime, las pelucas comenzaron a dejar de usarse, y resurgieron las tendencias de estilos basados en el cabello natural. En las cortes y en los Parlamentos, sin embargo, se siguieron usando pelucas empolvadas. Pero los peluqueros, durante el siglo XIX, comenzaron a trabajar cada vez menos, pues ya el uso de pelucas no era masivo. Siguieron trabajando en el corte, afeitado de barbas y diseño de peinados.

Al comenzar el siglo XX, los gremios comienzan a darle un nivel más científico a su profesión, con la asistencia de químicos, quiroprácticos, anatomistas y biólogos. En 1924 se fundó la Associated Master Barbers of America (AMBA) en Chicago. Este gremio actualmente se llama Hair International. Cuando si inician los primeros viajes en transatlánticos, las líneas navieras proveen a sus pasajeros de un servicio de barbería para lucir bien afeitados durante el viaje.

Durante casi todo el siglo XX las peluquerías fueron sólo para hombres o sólo para mujeres. Culminando la década del ’70, entre los hombres se ponen de moda cortes y peinados con el cabello muy largo, con largas patillas y armados en permanente, o laqueados. Las peluquerías tradicionales masculinas, en general, no atenderán estos servicios, más acordes con la estructura de las peluquerías de mujeres, y entonces los barberos expandirán su clientela y atenderán a hombres y mujeres juntos. En la década del ’80 serán cada vez más comunes las peluquerías unisex, y ya en los ’90 este tipo de locales será lo más común. Actualmente todavía existen peluquerías sólo para hombres o para mujeres, pero son la minoría. La mayoría de los estilistas atienden a los dos sexos indistintamente.

Peluqueria Granadilla

La insignia más comúnmente establecida de los barberos es un poste con bandas helicoidales rojas y blancas, a veces también con bandas azules. Su origen proviene de cuando los barberos eran también cirujanos, en la Edad Media, Tras atender a sus clientes, solían colgar las vendas manchadas de sangre a secar en unos postes, en los que a menudo se enrollaban a causa del viento. Con el tiempo, la gente asoció esta imagen con la profesión de barbero-cirujano. Aunque en su origen eran bandas rojas y blancas, en la Edad Moderna se incorporaron las bandas azules.

Peluqueria Granadilla

Nuestro más sincero y cálido homenaje a todos los maestros del arte del cabello que nos precedieron, y nuestro eterno agradecimiento por permitirnos estar hoy aquí, continuando con su maravillosa e inolvidable tarea.

Esperamos que haya pasado un rato entretenido con nuestra historia, no somos buenos “cirujanos” 😉 pero si mantenemos nuestra vocación de estilistas unisex con mucho orgullo.